FAQS

Un Corredor de seguros es un mediador de seguros profesional e independiente de cualquier aseguradora, actúa por cuenta propia y está sometido a un control administrativo concreto y unos requisitos de formación específicos.

Los corredores se encuentran sometidos a una estricta normativa de requisitos financieros y de profesionalidad, cuyo cumplimiento es obligatorio para poder acceder y desarrollar su actividad.

Según la Dirección General de Seguros, los mediadores de seguros independientes son “mediadores libres de vínculos que supongan afección respecto a las aseguradoras. La ley les confiere la misión de ofrecer a los asegurados un asesoramiento profesional, especializado e imparcial, fundado en su independencia. Por tanto, deben recomendar a sus clientes las coberturas de seguro y las entidades que mejor se adapten, a su juicio profesional, a las necesidades del consumidor”.

Los agentes de seguros son mediadores ligados a la entidad aseguradora a través de un vínculo contractual y una relación de dependencia. La entidad responde por las acciones del agente y éste actúa en nombre de la compañía de seguros.

Su vinculación puede ser exclusiva o no. Los agentes exclusivos no pueden estar vinculados simultáneamente por contrato con más de una entidad aseguradora, a menos que ésta le autorice expresamente para operar con otra entidad en contratos de seguros que no practique ella misma. Los agentes que trabajan con varias aseguradoras se denominan agentes vinculados.

Para responder a esta pregunta citaremos algunas de las ventajas más destacadas:

Independencia: no mantienen vinculación con las entidades aseguradoras.

Oferta amplia: ofrece al cliente productos de cualquier entidad.

Asesoramiento y servicio sin coste: el asesoramiento es gratuito, un corredor de seguros tiene la obligación de facilitar a su cliente la información completa y motivada acerca de las varias opciones de seguros seleccionadas en función de su criterio.

Seguridad: la actividad de todos los corredores de seguros es permanentemente supervisada y controlada de la Dirección General de los Seguros (DGSFP).

Asistencia post-venta: una de las funciones principales del corredor de seguros es la asistencia continua y permanente a su cliente durante la vida del seguro, especialmente en caso de siniestro.

De inmediato señalizar el lugar del accidente y poner las luces de aviso del coche. 

Comunicar rápidamente el accidente a las fuerzas y cuerpos de seguridad (guardia civil 062 o centro de emergencias 112)

Si hubiera heridos no mover a la víctima y mantenerla con calor y esperar la ayuda de los servicios solicitados. La víctima únicamente deberá moverse en caso de riesgo inminente de explosión o incendio del vehículo.

Sí eres testigo de cómo ha ocurrido el accidente, espera a los servicios policiales: tu testimonio es importante

Si el accidente de tráfico no produce víctimas y sólo daños materiales, los dos conductores implicados rellanan o no la Declaración Amistosa de Accidente, con versiones que son o no coincidentes. Ambos comunican el siniestro a su compañía y la entidad aseguradora del conductor no responsable del accidente comunica el siniestro a un sistema informático denominado CICOS.

La entidad aseguradora del conductor no responsable del accidente procede a reparar el vehículo de su asegurado o a abonar los daños que hubiese tenido, una vez dispone de la conformidad de la otra entidad. Después, la entidad de conductor culpable paga un módulo (cantidad fijada por siniestro, independientemente del coste real) a la entidad del conductor no culpable.

Si se han producido heridos o víctimas mortales, en el reverso de la Declaración del Siniestro de Daños (la Declaración Amistosa de Accidente, de la que hemos hablado antes) existe la posibilidad de facilitar otros datos complementarios o de importancia, como, por ejemplo, señalar la información sobre los lesionados. En caso de no disponer de dicha declaración un escrito es suficiente y siempre debe ser facilitado a la aseguradora, junto al atestado, que será facilitado por la Guardia Civil. 

Independientemente de lo anterior, la asistencia médica y hospitalaria, si fuera necesaria, siempre se facilita. Posteriormente las entidades aseguradoras abonaran a los hospitales públicos o privados que los hayan atendido el coste económico de la atención, en base a acuerdos recogidos en los diferentes Convenios de Asistencia Sanitaria Pública o Privada, firmados entre entidades aseguradoras y clínicas y hospitales.

Uno de los principales problemas a la hora de reparar económicamente al accidentado, se centra en los daños corporales, ya que, en el caso de los materiales, aun siendo mucho más numerosos, es fácil saber cuál es el valor de sustitución o reparación de una pieza del vehículo, mientras que cuando hay daños corporales, éstos entrañan una compleja evaluación y valoración por la diversidad de secuelas posibles.

Para valorar esas lesiones, en España contamos con un Sistema para la Valoración del Daño Corporal en Accidente de Tráfico, denominado BAREMO que es obligatorio y la mejor garantía de que dos lesiones iguales son indemnizadas con la misma valoración económica con independencia de que se hayan producido en diferentes lugares o tramitadas por distintas jurisdicciones.

El Baremo está recogido en la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, y se actualiza todos los años en función del IPC.

Si el vehículo va a ser conducido, aunque sea ocasionalmente, por varias personas, deberán figurar todos los posibles conductores en la póliza, o, en su defecto y al menos, aquel que represente el mayor riesgo, es decir, el de menor edad, menos años de carnet de conducir y/o peor historial al volante. Las aseguradoras suelen tener ofertas para estos casos y no necesariamente supone pagar mucho más. En todo caso, siempre es mejor decírselo a tu aseguradora que correr el riesgo de acabar pagando tú los gastos de un accidente que hubiera causado tu hijo/a.

No. Todos los seguros tienen unos límites y unas exclusiones que vienen reflejadas en el condicionado de la póliza. Denominar “todo riesgo” a un seguro significa que cubre un conjunto muy amplio de riesgos, pero nunca puede llegar a cubrir todas las situaciones posibles.

Es importante que contactes con un profesional para que resuelva todas tus dudas y saber qué tienes y qué no tienes contratado.

Nos ponemos a tu disposición para lo que precises.

La Declaración Amistosa de Accidente (DAA) es un documento que tiene como objetivo fundamental agilizar las tramitaciones de los daños materiales originados por el uso de vehículos de motor.

Rellenar una DAA es muy sencillo, sólo hay que seguir las siguientes recomendaciones:

-Escribe con claridad: rellena los datos con letra mayúscula y evita confundir los datos del vehículo A (columna de fondo azul) con los del B (columna de fondo amarillo).

-Rellena todos los datos posibles.

-Utiliza sólo un formulario para una colisión entre dos vehículos.

-Fíjate bien en la columna central, que es la que determina las circunstancias del siniestro.

-Si hay testigos del accidente, anota su teléfono y dirección.

-Si hay lesionados o más vehículos implicados, rellena el apartado correspondiente.

-Dibuja un croquis del escenario del accidente.

-Firma el parte, comprueba que el otro conductor también lo hace y quédate con una copia del mismo

Evidentemente, para ahorrar hay que tener renta disponible algo que para la mayoría de las personas en estos momentos es muy complicado. No tenemos la receta para hacernos ricos, pero sí te podemos ofrecer una alternativa de ahorro estable para que, sin ser rico, puedas empezar a ahorrar.

Cuando pienses en el Seguro, no lo hagas solo pensando en el que te repara el coche o los cristales de tu casa. Ni siquiera en el que garantiza un dinero en caso de fallecimiento. El seguro es también un eficaz agente financiero, capaz de canalizar tu dinero, lograr rentabilidad y ofrecerte una senda de ahorro sin sobresaltos y con ventajas fiscales.

El seguro es además la fórmula de ahorro idónea para las familias ya que permite ir ahorrando las pequeñas cantidades que mes a mes vamos retirando, tiene fórmulas de liquidez por si en algún momento necesitas tu dinero y, a diferencia de la mayoría de los productos, tu dinero no corre riesgos o éstos están muy controlados. La inmensa mayoría de nuestros productos son auténticas huchas, donde tu dinero siempre está protegido, no se pierde pase lo que pase en los mercados financieros, y además va creciendo día a día con la rentabilidad que te ofrece el Seguro.

Pregúntanos por los productos de inversión de las aseguradoras.

Lo más probable es que ya lo sepas, o que lo descubras al encontrar en su casa los contratos de seguro. Si es así, que es lo más habitual, dirígete directamente a la aseguradora y, si figuras como beneficiario, en pocos días habrás recibido la indemnización prevista.

Si no encuentras las pólizas o sencillamente tienes dudas, accede al Registro de Contratos de Seguros con Cobertura de Fallecimiento. Es un registro público, dependiente del Ministerio de Justicia, en el que nosotros entregamos toda la información.

Si estás tramitando la herencia, el propio notario consultará online el Registro.

 Lo primero es tratar de identificar el origen para “cortar” esa tubería o el origen de la humedad.

Lo segundo, llamar a tu mediador, compañía o mutua y trasládales tu problema. Ellos te enviarán un profesional que verificará el origen de la humedad, ver si está en tu vivienda o en la de un vecino, o proviene de los conductos comunes.

En tercer lugar, si la causa no está en tu vivienda, tendrás que hablar con tu vecino o con el presidente de la comunidad o el administrador para que sus aseguradoras se encarguen del problema.

Si no te hacen caso, pídele a tu seguro que proceda a iniciar la Reclamación de Daños (que es una cobertura muy generalizada en el Multirriesgo Hogar)

Si no tienes seguro, tienes un problema. Te va a tocar a ti buscar la avería, buscar un profesional o profesionales que la reparen, ponerte de acuerdo con tus vecinos o con la Comunidad para ver cómo se paga, y esperar que todo vaya bien.

Sí, el seguro de la comunidad sólo cubre los desperfectos ocasionados en las zonas comunes. Con un seguro de hogar se protegen las situaciones que ocurran en la vivienda privada, fundamentalmente. Además, el seguro de la comunidad no cubre el mobiliario de la vivienda.

Por ejemplo, si se produce una avería en una tubería y se provocan daños por agua a un vecino, si no se tiene un seguro de hogar, el propietario de la vivienda deberá hacerse cargo de los gastos de reparación. 

La normativa española del mercado hipotecario no exige suscribir ningún seguro al contratar la hipoteca. Sin embargo, el banco sí puede someter, en uso del principio de libertad de empresa, la concesión de un préstamo al cumplimiento de ciertos requisitos, entre ellos la contratación de un seguro de hogar.

Normalmente, los bancos ofrecen condiciones más ventajosas en el préstamo si el seguro se contrata con la compañía aseguradora vinculada a la entidad bancaria que concede el préstamo. En estos casos, y si el cliente lo considera preferible, se recomienda negociar con la entidad la posibilidad de suscribir el seguro con otra entidad diferente que cubra idéntica contingencia.

En cualquier caso, la contratación del seguro debe hacerse siempre con el consentimiento del cliente.

En la actualidad las entidades financieras suelen exigir la contratación de este seguro a la vez que se formaliza el préstamo hipotecario. Sin embargo, su contratación no es obligatoria.

El tomador del seguro puede modificar tantas veces como desee a los beneficiarios, normalmente, mediante escrito dirigido a la compañía de seguros o en el testamento. En el primer caso, la nueva designación de beneficiarios deberá realizarse explícitamente identificando la póliza sobre la que se realiza la modificación.

Sí, se puede tener varias pólizas de vida contratadas al mismo tiempo.

La mayoría de las aseguradoras los tienen. Busca el que mejor se adecúe a tus necesidades. Algunos incluso te permiten incluir los gastos del veterinario si tu mascota enferma. Otra opción es ver si tu seguro multirriesgo hogar te puede incluir la Responsabilidad Civil de la mascota dentro de la propia cobertura de R.C. familiar.

Puedes contactar con nosotros para averiguarlo.

Popularmente, se interpreta la “letra pequeña” como:  

Añadir muchos detalles a algo que no lo necesita como una manera de ocultar información importante.  

Utilizar un lenguaje muy complicado, lleno de detalles técnicos, para que el lector no lo entienda.  

Utilizar un tamaño de letra muy pequeño, que dificulta o imposibilita la lectura del texto.  

Con el fin de proteger a los asegurados, la redacción de los contratos debe ser clara y precisa. De hecho, está legalmente establecido que las limitaciones que tenga el seguro se destaquen de modo especial.

Contacta con nosotros para responder a tus dudas y asesorarte en tus decisiones